[Número 22, Año 4, junio - julio, 2017]

EDITORIAL

[Número 22, Año 4, junio - julio, 2017]

Estimado lector, lectora, estamos ya a medio año de este 2017 y seguimos observando con indignación que mes con mes nuestros bolsillos se vacían, que la vida en la ciudad se torna más violenta y que el Estado no ceja en su cometido de precarizar nuestras condiciones cotidianas de existencia: menos trabajo, peores salarios, acceso restringido a la educación, asesinatos impunes, adquisición de deudas que pagamos con nuestros impuestos, etc.

Desde el pasado mes de abril el vecino país del Norte propuso una renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), cuestión que ha suscitado diversas declaraciones de los flamantes representantes de la economía mexicana; entre estas se ha reiterado la idea de que México ha sido el país más beneficiado por lo que, supuestamente, aunque haya una revisión de las reglas de origen del Tratado se buscará el bienestar productivo nacional. Seguramente usted, justo ahora, estará reaccionando ante este absurdo ¿el país más beneficiado? nada más irreal. Por el contrario, desde la instauración del TLCAN la extracción y explotación de recursos por compañías extranjeras ha crecido descaradamente, se llevan a manos llenas lo que es nuestro, nos roban con la venia de los políticos y aun así nos quieren vender la idea de que esto nos beneficia. Por eso, Peña Nieto ha dicho que México se mantendrá como un “buen vecino y aliado “, es decir, sentencia que se aceptarán sin objeción las modificaciones que tanto Estados Unidos como Canadá deseen, medidas que seguramente traerán mayor explotación y despojo a nuestros pueblos.

Tendremos que estar pendientes de las movidas económicas de los siguientes meses, pues ya se ve que en la negociación lo que se empeñará son nuestras vidas, así que se viene un mayor endeudamiento, más precarización, más impuestos, más injusticias. Para tener algunos puntos de información al respecto le invitamos a revisar el texto que en este Torito se presenta sobre la OEA y los intereses que Estados Unidos tiene sobre nuestro territorio.

Ahora bien, el tema internacional no es el único que nos ocupa y nos preocupa, por ello hemos querido compartirle también nuestra visión sobre otras problemáticas que nos afectan día a día; ya juzgará usted los artículos sobre la exclusión educativa y sobre las reformas a la justicia laboral en nuestro país; ambos textos abordan dinámicas del capital que van poquito a poquito aplastándonos.

Y para no quedarnos con pura incertidumbre, le presentamos unas lucecitas de esperanza, de esas que no son mágicas, sino que se construyen día a día y tienen historia; así, para comenzar, anotamos algunas informaciones para comprender el largo andar del CNI y la conformación del Concejo Indígena de Gobierno. En el mismo ánimo le compartimos el inicio de una serie de textos que tratarán sobre la participación estudiantil en luchas sociales diversas tanto en espacio como en tiempo; ahora empezamos con la revolución cubana.

Así, a mitad de un año desolador le invitamos a pensar ¿cómo le vamos a hacer para tener una vida digna? como decíamos, en este Torito le compartimos algunas reflexiones que desde nuestra perspectiva tenemos que pensar y repensar para poder actuar colectivamente ante la desolación, así, juntitos y organizados podemos andar, podemos construir un mundo donde quepamos todos, un mundo más digno, más nuestro, más justo.

... y mientras tanto el Estado persigue y asesina periodistas y activistas sociales; cubre bajo un manto de impunidad a sus asesinos. ¡Justicia!

Tejiendo Organización Revolucionaria
Junio de 2017